Las matemáticas siempre han sido, para muchos niños y adultos, su asignatura pendiente. La que más les cuesta entender y la que más estudiantes odian, quizás por ese motivo. Pero podría dejar de ser así, y es que parece que a los matemáticos se les ha olvidado explicarnos que las matemáticas pueden ser mucho más sencillas de lo que parecen en un principio.

¿Podemos dejar de ser malos en matemáticas?

John Mighton, profesor de matemáticas canadiense que tuvo problemas con las matemáticas durante sus años de estudiante; ha diseñado un programa de enseñanza que ha conseguido que para aquellos que no se entendían con esta ciencia, hayan conseguido comprenderla y disfrutarla. Hay una creciente evidencia de resultados, de que el método funciona para estudiantes de todos los niveles.

Dusit / Shutterstock

Su programa, JUMP (Junior Undiscovered Math Prodigies), está siendo utilizado por más de 15.000 niños en EE.UU., 150.000 en Canadá, y alrededor de 12.000 en España. Un estudio llevado a cabo por el Hospital “for Sick Children” y la Universidad de Toronto sobre 1.100 niños y 40 aulas aleatorias ha demostrado que los alumnos de las 18 aulas que habían utilizado el método JUMP progresaron dos veces más rápido en una serie de pruebas estandarizadas que aquellos que recibieron una instrucción estándar en las otras 11 aulas.

“Sería difícil atribuir este progreso a otra cosa porque se hicieron grandes esfuerzos para asegurarse de que los profesores y los estudiantes fueran tratados de forma idéntica, exceptuando el método de instrucción que recibieron”.

Cómo funciona el método para dejar de ser malos en matemáticas

{keyword}
Flickr

Mighton ha identificado dos problemas importantes en la forma en la que se suele enseñar matemáticas. En primer lugar, sobrecargamos el cerebro de los niños, moviéndolo demasiado rápido de lo concreto a lo abstracto. Lo que pone demasiado énfasis en la memoria de trabajo. En segundo lugar, dividimos las clases por habilidad, creando jerarquías que perjudican a los alumnos más débiles, y no favorecen a los más fuertes.

“Las lecciones basadas en el descubrimiento tienden a centrarse menos en los problemas que se pueden solucionar siguiendo una regla, procedimiento o fórmula general, y más en problemas complejos basados en ejemplos del mundo real que pueden abordarse de más de una forma, y tienen más de una solución.”

En este tipo de problemas, el papel de los profesores no es transmitir el ejercicio de forma directa, sino dejar a los niños colaborar para encontrar soluciones a problemas complejos y realistas que tienen múltiples enfoques y respuestas. Sin embargo, muchos niños no llegan a descubrir esas respuestas, por lo que se frustran y piensan que “no se les dan bien las matemáticas.”

{keyword}
Flickr

Mighton presenta una investigación del funcionamiento del cerebro para apoyar la idea de que los niños tienen más éxito con las matemáticas cuando éstas se dividen en pequeños componentes que se explican con detenimiento y después se practican continuamente. Para explicar cualquier concepto, utiliza varias formas de hacerlo, enfocando los problemas desde múltiples ángulos.

Además de evitar transmitirle a sus alumnos ansiedad por no entender la materia. Cuando explica un problema y no lo entienden, resalta que es él el que no lo ha explicado bien, y prueba a explicarlo de otra manera.

Cuando llevaron a cabo el programa piloto de JUMP, se dieron cuenta que los pequeños pasos incrementales eran los que hacían las matemáticas accesibles a todos los estudiantes y les permitía tener éxito con ellas por primera vez. Mighton dice que los pequeños pasos son críticos. “Las matemáticas son como una escalera, si olvidas un paso, es difícil seguir. Hay un conjunto de secuencias”.

“La clave del programa JUMP es que empieza por lo básico y progresa con pasos muy pequeños a un nivel muy sofisticado en un periodo relativamente corto de tiempo”, dijo. “Esto restaura la confianza de los niños que creían que las matemáticas “no se les daban bien”; y de repente, aumenta su confianza.”

El gran problema

{keyword}
jisc

Mighton considera que el principal problema es la habitual jerarquización de las aulas. La mayoría de profesores considera que en las clases hay un 20% de los alumnos que destaca sobre la media, un 60% situado en la media y, un 20% por debajo de la media.

A los niños, se les califica desde un primer momento como “buenos o no en matemáticas”, lo que hace que ellos interpreten que sus talentos son innatos y no pueden ser mejorados. Los niños con esta mentalidad toman menos riesgos y su rendimiento es inferior a los que piensan que el éxito depende del esfuerzo. Mighton con su método rompe con esta clasificación.

Los matemáticos “tienen mucho ego, por lo que no le han querido decir a nadie que las matemáticas en realidad son fáciles”, dijo en el Foro Económico Mundial. “Los lógicos matemáticos demostraron hace más de 100 años que las matemáticas se pueden dividir en pasos simples.”

¿Conocías este programa de enseñanza de las matemáticas? ¿Crees que podría resolver el problema de los estudiantes con las matemáticas? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

¡Comparte con tu familia y amigos!

Imagen de portada: Kzenon / Shutterstock
Fuente: qz

La entrada Un profesor ha creado un método con el que podremos dejar de “ser malos en matemáticas” aparece primero en Rolloid | Los mejores tests, vídeos y curiosidades.
Fuente: rolli