Cuando nos encontramos frente a frente con el amor no correspondido el corazón suele marchitarse:

Te encontré un día herido, desolado y sin creer en nada ni en nadie,

ni siquiera en ti.

Pude ver la tristeza que embargaba tu ser con sólo mirarte a los ojos,

eran tan vacíos y sombríos que dejaban al descubierto tus noches de desvelo.

En ese preciso momento comencé a darle luz a tu camino, hacerte sonreír,

abrazarte con todas mis fuerzas,

quería encajar cada parte rota en tu interior.

gustarte-a-ti-poemas

Sentía deseos de arrancar la venda que no te permitía ver la belleza de la vida y del amor.

Quise alejar todo lo que te dañaba y no te permitía crecer.

Prometí cuidarte hasta que estuvieras listo de enfrentarte al mundo de nuevo,

fui tu escudo y tu guía mientras sanabas.

poemas de libertad

Te di ánimos cuando lo necesitaste,

te brindé todo el amor que pude dar.

Hoy eres un hombre fuerte y sonriente que puede ir por la vida amando a la gente,

has aprendido a aceptar que nada puedes controlar,

y sólo queda luchar ante las adversidades que te la vida pueda presentar.

poemas de tristeza

**

Terminar una relación es experimentar un dolor que arde en el pecho, por eso estos libros son los que debes leer cuando acabas una relación con el amor de tu vida, quizá te ayuden a calmar el dolor.

The post Un día te encontré herido, desolado y sin creer en nada appeared first on Cultura Colectiva.


Fuente: Cultura Colectiva