Te presentamos un cuento de Ivonne Méndez en el que la espera es la principal protagonista, así como el amor, siempre el amor:

De la espera hizo su oficio… pasaba los días vigilando los pasos que lo llevaran a ese encuentro. Invertía sus segundos en la esperanza de llegar a verla. Analizaba cada cálculo de su destino, buscando la fórmula para llegar a ese momento y los administraba cauteloso, soñaba con el día en que se tropezaran al fin. Pero esa espera produce una placentera sensación llena de colores, de matices nuevos y fantásticos, en la espera encontraba el abrazo que algunas veces a solas le faltaba.


Alimentaba cada día su espíritu para crecer, avanzaba en su camino, sus pasos cada vez más ligeros y firmes. Un alma virtuosa con la finalidad más pura e inocente, ser pleno para la llegada deseada. Era un ser luminoso, en su esplendor recorría largos senderos, descifrando cualquier mínima señal de aquella mujer, por la que aguardaba. Sus noches eran eternas fantasías, en las que podía verla, sentirla y hasta descubrir algunos de sus detalles. Cada día consagrado a ella, preparándose para ese tiempo, sin saber cómo podía ser pero daba cada zancada con la visión de ese delirio.

cuentos de amor

La había esperado tanto que saboreaba esa espera en calma, se embelesaba en esa soledad abrazando sus sueños y renovando su ser. Se adiestró tanto que hasta llegó a pensar que nunca llegaría, mas no desistió y en espera continuó…

Un día se levantó como cada mañana, con su rutina alegre y alerta, con cada poro de su cuerpo precavido a esa espera, con el aliento animoso acompañando cada labor y con todo el corazón puesto. Empezó a percibir señales que lo entusiasmaban aún más. Mientras caminaba, pudo sentir un aire nuevo que le gritaba entre susurros “no tardaré”.

cuentos para el amor

Extasiado, continuaba sonriendo y casi haciendo un canto con su danza y sus pensamientos, veía a su alrededor, podía verlo todo, verse, sentirse.

En un aire fresco la veía a ella también, todo su ser se expandía. Respiraba profundo y continuaba, se sentía pleno, nunca solo, siempre a la espera. Era tan sabio en esperas que quizá paso por su lado alguna vez y no la logró reconocer… porque de llegadas lo ignoraba todo.

cuentos para dedicar

**

El verdadero amor resiste cualquier tipo de distancia o espera, pues todos estamos destinados a encontrarnos con esa persona especial que nos cambiará la vida, a veces lleva tiempo encontrarnos con ella pero lo que está destinado a suceder, nos aguarda… mientras tanto puedes leer el siguiente poema “Estamos unidos por la geometría de la vida a pesar de la distancia”.

**

Las fotografías que acompañan pertenecen a Alessio Albi.

The post Te he esperado de todas las vidas appeared first on Cultura Colectiva.


Fuente: Cultura Colectiva