Nunca se hubiese imaginado Sherri Papini que salir a correr por su barrio sería la peor decisión de su vida. Era una mañana normal cuando Sherri fue secuestrada mientras se encontraba haciendo ejercicio por su casa. Aún la policía no logra explicar este misterioso crimen que mantuvo a la comunidad angustiada por 3 semanas.

Todos buscaban a Sherry: ¿pero dónde está?

El día que Sherri salió a correr, fue uno de los más difíciles para la familia Papini, cuando su esposo recibió una llamada por parte de la escuela diciendo que Sherry no pasó por sus hijos Keith sabía que algo malo le había pasado a su esposa.

Inmediatamente pasó por los niños y llegó a la casa sin encontrar rastro de Sherri, poco tiempo después activar la aplicación de rastrear el iPhone, el cual se encontraba a tan solo 2 kilómetros de la casa, este se encontraba tirado y con los audífonos que utilizaba Sherri en aquel momento.

Así comenzó la búsqueda incansable sobre el paradero de Sherri, los pronósticos no eran los mejores y Keith solo rogaba que su amada esposa estuviera viva.

03-21

Esperaron durante horas la llamada de los secuestradores o la policía para saber si habían encontrado a Sherri. Sin embargo, los días pasaban y no había pista alguna sobre Sherri.

Al no tener respuestas comenzaron a comunicar una recompensa de 50 mil dólares, la cual subió hasta 100 mil dólares si alguien daba algún dato sobre el paradero de Sherri.

Tres semanas después de una búsqueda incansable, apareció una mujer amarrada en medio de una carretera desolada con las mismas características de Sherri, sin ninguna duda era ella.

Se encontró en perfecto estado con las manos atadas y ojos, hasta el día de hoy Sherry no sabe quién la secuestró o bien que era lo que querían hacer con ella.

Tras muchas investigaciones solo se tiene de sospechosas a dos hispanas que andaban rondando el barrio de Sherri el día del secuestro.

Visto en: upsocl.com


Fuente: primmero