–¿Queda algo que, al menos parcialmente, no sea regido por la moda?

Ni banal ni despreciable, la moda es mucho más compleja que eso. Es parte de un sistema, de un pensamiento y de una realidad posmoderna a la que no todos pertenecemos. Para Gilles Lipovetsky, filósofo, sociólogo y escritor inglés, lo efímero de nuestro presente no le resta importancia, valor o trascendencia a la Alta Costura, al diseño o a una tendencia. Al contrario, la esfera en la que hoy vivimos necesita de la moda para continuar escribiendo su historia y definiendo a la sociedad. Pero ¿acaso todas estamos listas para enfrentarnos y pertenecer a a ese mundo?

De acuerdo al análisis que Lipovetsky desarrolla en su obra “El imperio de lo efímero”, no todas la mujeres están listas para la moda. En primer lugar, esta palabra no sólo abarca la definición de “fenómeno social”; la moda es un sistema completo y complejo adoptado por nuestra cultura. Sin embargo, no cualquiera está preparada (por lo menos de manera genuina) para atravesar un proceso de individualización tan vehemente.

La razones por las que no todas pueden sentirse próximas a esta forma de expresión, la moda, son diversas, profundas y razonables. En primer lugar este sistema de vanguardias se es el que logra nuestra diferenciación entre las masas. A pesar de que toda sea mujeres buscan esa autenticidad, no a todas les resulta fácil lidiar con ella. Por otro lado, quien aún no ha llegado a comprender que la moda es arte, no puede considerarse parte de ella. La usanza de prendas no sólo se jerarquiza a la sociedad, también expone sus emociones y estados de ánimo, así que no hay nada más expresivo que el reflejo de nuestro sentir a través de la composición que vistamos. 

el imperio de lo efimero moda

Muchas mujeres no han llegado a comprender que en esta era de modernización y celeridad la moda fue un lenguaje, mismo con el que buscamos inclusión. Irónicamente esa pertenencia también nos define como seres individuales que ya no buscan la complacencia de otros o el seguimiento de las normas sociales, sino la satisfacción narcisista. A través de la moda nos permitimos desafiar lo establecido, por ello no todas están dispuestas a involucrarse sinceramente con ella.

moda el imperio de lo efimero

La forma en que la moda afecta a otras industrias es irremediable. Así como la cultura de masas nos motiva a convertir a músicos, artistas y famosos en ídolos, el vestir con estilo se ha convertido en un culto. A través de los años la moda ha acompañado distintas revoluciones, ella ha remodelado a la sociedad, pero lo más importante es que le dio liquidez a lo que sólo era sólido. Hoy, en una era posmoderna y por lo tanto efímera, las tendencias nos convierten en seres egocéntricos, narcisistas e individualistas. Por esa razón la moda nos permite remitirnos, superarnos y enaltecernos, pero también nos vuelve más problemáticas.

moda no es para todas

La forma en que hoy se adorna la figura femenina transformó las opiniones, desiciones y valores del mundo, en pensamientos volubles y seductores. Y aunque parezca que así es, no todas están dispuestas a formar parte de esa remodelación social. La moda es un factor decisivo para el consumismo, el cual ha establecido un presente sucesivo. No obstante y de acuerdo a lo que el autor expone en su tesis, cuanto más fugaz y subsecuente sea cada momento, más consciencia tenemos de él.

el imperio de lo efimero

Por lo tanto, sólo aquella que esta consciente de que en el fashion world nada es permanente, sino efímero, y que domina que el futuro está tan abierto como para volverse inexistente, es la que realmente está lista para la moda. Si las mujeres no sienten la necesidad de personalizarse a través del entendimiento de un largo y valioso proceso que muchos sólo entienden como consumismo, entonces no están preparadas para pertenecer a este sistema en boga.

mujeres moda 

Lipovetsky afirma que la superficialidad del ser humano y su escepticismo nos ha llevado a un declive ideológico, pero también a un ascenso comercial. Es decir, de la forma más positiva posible, el autor re refiere a la moda como nuestra actualidad y al mismo tiempo como a redención futura de la mujer. En el estímulo de poseer prendas y accesorios también se encuentra la reintegración de nuestra sociedad. El hecho de tener una perspectiva mucho más madura y consciente sobre la forma en que nos dejamos atrapar por una crisis de estética y adquisición nos ha favorecido. 

moda

::

Sin embargo, existen dos tipos de mujeres: las que opinan que pertenecer a este mundo de novedad y estilo le da una mayor libertad, y las que aseguran que este mismo sistema sólo las estanca en una confusión existencial. Ambas conclusiones son reales y verídicas, pero sólo las que están listas para la moda comprenden que en tiempos de crisis la grandeza también es mayor. Lo efímero no es decadente y la moda no está degenerada, sólo es selectiva, pues no todas están preparadas para pertenecer a un mundo que nos individualiza e incluye como protagonistas por tan sólo un corto y próximamente, inexistente momento.

pasarela el imperio de lo efimero

  

The post ¿Por qué no todas las mujeres están listas para la moda? appeared first on Cultura Colectiva.


Fuente: Cultura Colectiva