Una selección de poemas de Bob Dylan

Recordamos las canciones de Bob y como los poemas de Bod Dylan esconden un cambio en la mente.

Éste no es un mundo para viejos. Bob Dylan, diciembre de 1963

El 22 de noviembre de 1963 una bala destruyó lo que se había convertido en el ícono del cambio para más de una generación. John F. Kennedy falleció asesinado mientras visitaba Dallas, Texas por un hombre llamado Harvey Lee Oswald. La muerte de esta figura que en gran parte representaba los ideales de la época significó el deceso de muchos sueños para algunos movimientos de Estados Unidos y el mundo.

A partir de este evento, Bob Dylan tuvo un cambio que generó un impacto aún más grande que los que habían causado sus canciones previas al asesinato: dejó de hacer canciones de protesta. Y aunque en su álbum de 1964 “Another Side of Bob Dylan” incluyó “Chimes of Freedom”,  llegó a pensar que no podía cambiar el mundo con una canción. Pero lo hizo.

Poemas de Bob Dylan

Las canciones de Dylan bien podrían considerarse poemas por su estructura lírica y por su alejamiento de las estructuras populares que existían en ese entonces (como el pop de The Beatles), pero más aún por la fuerza con la que golpeó a millones de oídos con la verdad que él creaba en sus historias. Previo al asesinato de Kennedy existía un sueño y el deseo de un cambio; Dylan cantaba sobre injusticias, sobre preguntas e incluso señalaba como asesinos a los líderes políticos, generando un cambio en la percepción de los jóvenes y adultos que lo escuchaban. Pero después de la muerte del presidente, sus canciones (o poemas) dieron un giro que cambiaron al mundo de distintas formas.

Dylan logró revolucionar el mundo con su poesía, quizás no una metamorfosis directa pero sí en la mente de quienes le siguieron. Ya sea por temas políticos o sus historias en forma de poesía, aún influye a músicos, escritores e incluso pintores alrededor del planeta. La voz y palabras que expulsa este hombre de Duluth, Minnesota, crean un cambio que puede ser de cualquier tipo en cualquiera que lo escuche.

La siguiente lista se divide en dos partes:  canciones que generaron el cambio en la mente e ideas políticas de los jóvenes y las que cambiaron el panorama musical y lírico mundial.

 

‘A Hard Rain’s A-Gonna Fall’ (1963)

“Heard one person starve, I heard many people laughin’
Heard the song of a poet who died in the gutter
Heard the sound of a clown who cried in the alley
And it’s a hard, and it’s a hard, it’s a hard, it’s a hard
And it’s a hard rain’s a-gonna fall”

Considerado también un profeta, Dylan parecía advertirnos sobre una guerra nuclear. Durante la canción menciona imágenes tanto bellas como terribles, pero a final de cuentas una lluvia nos iba a cubrir a todos. Al suceder el asesinato de Kennedy, parecía ser la lluvia de la que tanto hablaba Dylan, rodeado en un mundo de placeres y dolores. Sus rimas y la longitud de la descripción que nos regala, parece querer calmarnos aunque el diluvio sea inminente.

‘Talkin’ John Birch Paranoid Blues’ (1963)

 “Now we all agree with Hitler’s views
Although he killed six million Jews
It don’t matter too much that he was a Fascist
At least you can’t say he was a Communist!”

Como una absoluta parodia y mostrando el lado cómico que no volvimos a ver después del 64, Dylan habla en primera persona como un miembro de la sociedad de John Birch, un grupo de anticomunistas paranoicos. Bob hace comparaciones entre los nazis y los anticomunistas riéndose a cada rima de sus absurdas pretensiones. Esto avivó el pensamiento de las personas que estaban en contra de los simpatizantes de la Unión Soviética.

‘The Lonesome Death of Hattie Carroll’ (1964)

Hattie Carroll was a maid of the kitchen
She was fifty-one years old and gave birth to ten children
Who carried the dishes and took out the garbage
And never sat once at the head of the table
And didn’t even talk to the people at the table
Who just cleaned up all the food from the table
And emptied the ashtrays on a whole other level”

Dylan solía cantar sobre lo que conocía y veía en el periódico. Un hombre rico asesinó a su criada sin una razón lógica y jamás recibió un castigo, su única sentencia fue quedar marcado en una canción de Bob. Haciendo una crónica en forma de poesía, nos cuenta sobre una vida común que desapareció a causa de un simple capricho de un hombre rico.

‘Blowin’ in the Wind’ (1963)

“How many years can a mountain exist
Before it’s washed to the sea?
Yes, ’n’ how many years can some people exist
Before they’re allowed to be free?
Yes, ’n’ how many times can a man turn his head
Pretending he just doesn’t see?
The answer, my friend, is blowin’ in the wind
The answer is blowin’ in the wind”

El himno de la paz de inicios de los sesenta. Usando la metáfora del viento, Dylan da la certeza de que nunca sabremos cuándo se va a detener el dolor, la ignorancia, o los deseos banales de la gente. Parecía que el poeta conocía más sobre la naturaleza de la gente mala y los exponía ante aquel que buscara respuestas. Tristemente no logramos encontrarlas y eventualmente Dylan se alejó de la escena, asegurando que nada iba a cambiar.

‘Subterranean Homesick Blues’ (1965)

“Look out kid
They keep it all hid
Better jump down a manhole
Light yourself a candle
Don’t wear sandals
Try to avoid the scandals
Don’t wanna be a bum
You better chew gum
The pump don’t work
’Cause the vandals took the handles”

Como un golpe en la cabeza, el “Dylan eléctrico” abrió su disco “Bringing it All Back Home” con este poema hablado sobre músicos de rock uniéndose, en parte a la Generación Beat, y a un ritmo lírico y musical incomparable. Este track puede marcar la división entre los periodos de Dylan, pero también marcó un momento social. Las protestas folk se difuminaban y nuevos movimientos comenzaban.

‘Like a Rolling Stone’ (1965)

“You’ve gone to the finest school all right, Miss Lonely
But you know you only used to get juiced in it
And nobody has ever taught you how to live on the street
And now you find out you’re gonna have to get used to it”

Considerada la mejor canción de todos los tiempos por la revista Rolling Stone y miles de personas más, Dylan fusionó la poesía con el rock de una forma nunca antes vista. Aunque antes sus poesías se habían adaptado, mantenían un espíritu aunado a la cultura folk, pero con este tema logró que llevar la literatura a la radio gracias a un tema mezclado con música “pop” (que en realidad se convirtió en rock). Su crónica sobre una mujer asombrada por un héroe falso, bien podrían ser su fanáticos hasta ese momento.

‘Tell Me, Momma’ (1965)

“If you’re anxious to find out when your friendship’s gonna end
Come on, baby, I’m your friend!
And I know that you know that I know that you show
Something is tearing up your mind”.

Más que un golpe, una cachetada. Este poema/canción no llegó a sus álbumes de estudio pero sí a los escenarios en el 65 y 66. Bob parece hablarle a todas las personas que lo juzgaron por alejarse de la protesta y de la cultura folk. Señalando que todos están perdiendo la cabeza. Con ésta comenzaba su set eléctrico diciendo: “Es esto, o no tienes nada. Díganme… ¿tienen miedo?”.

‘It’s All Right Ma’, I’m Only Bleeding’ (1965)

“While preachers preach of evil fates
Teachers teach that knowledge waits
Can lead to hundred-dollar plates
Goodness hides behind its gates
But even the president of the United States
Sometimes must have to stand naked”.

Con respiros casi imperceptibles y una rima que parece eterna pero que va derivando de frase en frase, esta canción parece ser justo el punto medio entre el Dylan antes del asesinato y el de después. Parece hacer una síntesis de todo lo que ha escrito y da un indicio de lo que seguiría. Más que una denuncia o protesta, es un largo pensamiento, como un último respiro antes de mandar al carajo todo el sistema. Pero estaba bien, y tenía que seguir.

‘Visions of Johanna’ (1966)

“Louise, she’s all right, she’s just near
She’s delicate and seems like the mirror
But she just makes it all too concise and too clear
That Johanna’s not here
The ghost of ’lectricity howls in the bones of her face
Where these visions of Johanna have now taken my place”

Posiblemente el poema que lo definió como una figura de la literatura más que de la música. Una historia sobre amantes extraños y un engaño narrado magnánimamente debido al ritmo de una melodía simplemente paralizante. Esta canción/poema cambió el panorama de lo que puede y ser escrito en una canción y cómo es posible acomodarlo. Una obra incomparable (ni siquiera con el resto de su catálogo). El fantasma de la electricidad sin duda era él, aullando en los huesos de nuestro rostro.

La RAE define Revolución como el cambio rápido y profundo en cualquier cosa. Y es lo que hizo Dylan, en nuestros oídos, en nuestra percepción del mundo, ideas, gustos, y más cosas que podemos descubrir si tan sólo escuchamos.
Él mismo se reinventó más de una vez, por necesidad o gusto. Pero no mentía cuando dijo que nunca dejó de protestar. No necesita ser contra el gobierno, puede ser para nosotros mismos o para un cambio en lo que queremos hacer. Y es que Dylan hacía lo que quería. Incluso si no quisiera moldearnos a sus pensamientos, logró despertarnos en más de una forma y estamos agradecidos por ello.

 

The post Poemas de Bob Dylan que revolucionaron al mundo appeared first on Cultura Colectiva.
Fuente: Cultura Colectiva