Creo firmemente en que el cine es un arte con un poder distinto al de cualquier otra expresión artística. Mientras la danza, la música, la literatura y más se pueden consumir en cualquier momento e impactar de la misma manera, el cine muchas veces depende del humor del espectador. Por algo no es recomendable poner “2001: A Space Odyssey” un miércoles a las tres de la tarde después de comer, más bien se podría recomendar ver esa epopeya espacial una noche de sábado cuando los sentidos están despiertos y se está determinado a ver la cinta completa.

fight club

Es justamente ese problema al que muchos se enfrentan al querer ver una cinta que es conocida por dejar en lagrimas a sus espectadores. Dramas intensos que demuestran la fugacidad, fragilidad e ilusión que el amor representa, pero que muchos no llegan a entender pues se encuentran en un estado más alterado que al consumir drogas, se encuentran inmensamente enamorados.

“Todos hemos tenido esa relación que bajo cualquier ángulo es perfecta, pero que basta con tener un talón de Aquiles para que todo se desmorone”.

Si en tu vida el amor está presente todo el tiempo, si no puedes esperar para escuchar la voz de tu pareja una vez más, si cada noche termina con un “te amo” y un pequeño beso en los labios, entonces lo más probable es que las siguientes películas no te afecten de tal manera como a la mayoría de los desamparados sentimentales, y no puedas ver la genialidad esconden estas historias.

“The Lobster” (2015) – Yorgos Lanthimos

pelicula extranjeras lobster

La última película del controversial director griego demuestra la fragilidad de las relaciones y de todo el concepto del amor. En un futuro no muy lejano las personas solteras son llevadas a un hotel en el que cuentan con 45 días para encontrar el amor, de otra forma son convertidos en un animal. David, el protagonista se encuentra en esa situación después de que su esposa lo deja por otro hombre, y él ha decidido que si se enfrentara a tan cruel destino, será en la forma de una langosta. Como una triste sinfonía, “The Lobster” resulta ser una de las películas más tristes de los últimos años, pero alguien que tiene el amor en su vida seguramente la encontrará interesante, más no trascendental.

“Annie Hall” (1977) – Woody Allen

annie hall

La más grande historia de amor del siglo XX es para “Lolita”, pero la más grande historia de amor en el cine bien podría ser para “Annie Hall”. La cinta comienza anunciando que Alvy (Allen) y Annie (Keaton) ya no se encuentran juntos, pero eso no es lo devastador. Ver que una relación no tiene futuro a pesar de que parece algo perfecto no solo es triste, es familiar. Todos hemos tenido esa relación que bajo cualquier ángulo es perfecta, pero que basta con tener un talón de Aquiles para que todo se desmorone. En caso de que estés enamorado seguramente te quedas con la esencia de mitad de la película: tenemos problemas pero podemos solucionarlos.

Esta es la película que demuestra que aunque se amen, van a terminar.

“Like Crazy” (2011) – Drake Doremus

Peliculas romanticas like crazy

Cuando una relación comienza de manera inusual todos lo presumen, parece la historia de amor más grande de la historia y ese sentimiento desbordante es aún más sincero, pero muchas veces la misma extrañeza en los eventos es lo que puede ocasionar una caída dolorosa. Esta cinta muestra a Anna y Jacob, una británica y un estadounidense que se enamoran mientras ella se encuentra en Estados Unidos, pero que a pronto regresa a Inglaterra debido a que su visa expira. Las relaciones a larga distancia parecen imposibles, pero ellos hacen todo para que funcione y aunque siempre hay altibajos, el amor perdura. Lamentablemente la realidad no implica solamente amor, por lo que los factores externos hacen que cualquiera que no se encuentre dulcemente enamorado salga con expectativas muy bajas de lo que le depara el futuro.

“In the Mood for Love” (2002) – Won Kar-wai

mood for love

Una historia de amor tan buena que los que no creen en el amor lo harán de nuevo, y quienes tienen una relación comenzarán a dudar de su pareja. La trama implica a dos parejas que viven en el mismo edificio, pero mientras el protagonista vive con la constante ausencia de su esposa, la protagonista vive lo mismo con su marido. Pronto la obviedad es ineludible, pero eso da paso a una de las mejores historias del cine que optamos por no revelar. Además de tener una hermosa narrativa, es sobresaliente el trabajo artístico de la cinta.

“Breaking Upwards” (2009) – Daryl Wein

breaking upwards

Hacer una película con tu pareja en la que programan su rompimiento y eventual separación es tal vez la cosa más neoyorquina que existe en el mundo. Daryl Wein y Zoe Lister son una pareja real que hizo eso y dejó como evidencia esta cinta, que más allá de la pretensión posmoderna, resulta en una honesta declaración de amor a su pareja. Claro, tal vez no es para todos y si una pareja la viera, tal vez no entenderían como dos personas que se aman son capaces de pasar por algo tan absurdo como ensayar su separación.

“A Separation” (2011) – Asghar Farhadi

separation

Si eres feliz con tu pareja, te recomendamos no ver esta cinta, pues tal vez crees que si hay amor, todo se puede solucionar, pero esta cinta demuestra que ni siquiera con la mejor disposición las cosas pueden funcionar. Muchas veces las situaciones van más allá de lo que una pareja puede y quiere soportar. Los agentes externos son demasiados y aunque no sea culpa de uno o del otro, eventualmente esos problemas son los que terminan por causar estragos.

Mira a tu pareja, encuentra en ella las razones por las que crees que su amor será eterno, y si después de ver estas cintas aún lo crees, felicidades. Ahora pueden centrarse en ver películas que ambos amarán y pueden ver en Netflix, incluso con el mejor acompañante, la comida. 

The post Películas que no entenderás porque estás feliz y tienes amor appeared first on Cultura Colectiva.
Fuente: Cultura Colectiva