El cine de terror es quizás el género más aludido en la historia de la cinematografía. Cuando se trata de contar una historia a través de fotogramas que lleven al espectador a sentir miedo, no existe fórmula alguna que garantice éxito y sin embargo, la industria produce películas por montones con una trama similar que raya en el absurdo y la falacia lógica, sólo para recaudar ganancias millonarias en taquilla.

Hay películas que marcaron una escuela en el cine de terror. Hitchcock revolucionó el suspenso y le dio vida a la perspectiva interior del miedo a través de la visión de la psique de cada individuo y más tarde, el slasher invadió la pantalla de los ochenta junto con una mezcla de ciencia ficción y horror, que aún hoy rinde frutos frente a las grandes audiencias (sólo hace falta mirar al fenómeno de Netflix, Stranger Things, para comprender la influencia de esta época en el cine actual). Éstas son fórmulas comúnmente utilizadas para preparar un éxito en recaudación sin importar la originalidad, la técnica o el miedo que sea capaz de transmitir una historia.

En la última década del siglo XX y los años en curso, distintas propuestas referentes al horror han invadido la pantalla como subgéneros, ideas originales o la consecución de un estilo propio e imitable por las cintas venideras, filmes que han dejado un sitio especial en los espectadores que se replicará en el futuro como una nueva herramienta del cine de terror para reinventarse. Éstas son las películas del último cuarto de siglo que marchan en camino a convertirse los nuevos clásicos, referentes el cine de horror contemporáneo:

“The Blair Witch Project” (1999) — Daniel Myrick, Eduardo Sánchez

El mejor representante del falso documental se convirtió en una grata revelación a finales de los noventa. Con un presupuesto digno de cualquier serie B, una temblorosa imagen con una historia sugestiva contada de forma original, la película sobre el extraño caso de un bosque en Maryland y los fenómenos paranormales que lo rodean se posicionó como un referente del cine de terror y hoy es reconocido como todo un clásico, imprescindible en el subgénero. Los remakes y ensayos posteriores no hacen justicia al filme que revolucionó el footage. 


“Ringu” (1998) — Hideo Nakata

Puede que existan discrepancias entre la versión original y la estadounidense, pues para algunos, todo lo que tiene manufactura oriental es sinónimo de éxito y terror. Ante la crítica y división de opiniones, lo único cierto es que la historia del aro conmocionó a todos quienes aprendieron a mirar la pantalla de su televisor de forma distinta a inicios del siglo XXI, incluyendo el elemento como un espacio común en los hogares de la actualidad y con la facultad de provocar temor genuino ante el espectador.


“The Witch” (2015)— Robert Eggers

A pesar de que se trata de un filme reciente, el trabajo de Eggers tiene todo para consolidarse como un clásico en los próximos años: una estética propia, suspenso que va más allá del simple sobresalto que caracteriza al cine de horror contemporáneo y una historia magistralmente ambientada que nunca pierde el status de leyenda, recuperando la esencia de los antiguos mitos, mezcla de religión y conservadurismo sin transgredir las propias normas que el guión se plantea en cada momento.


“The Badabook” (2015) — Jennifer Kent

Un sorpresivo thriller que conjuga elementos psicólogos despreciados por el cine de horror, como el gusto de un niño por su libro favorito y la soledad de una madre que debe cuidar a su hijo por sí misma. The Badabook utiliza cada recurso olvidado del cine de terror y convierte una trama predecible en una historia que tiene como protagonista al monstruo más aterrador y original de la última década.


“It Follows” (2014) — David Robert Mitchell 

Sin aceptar abiertamente pertenecer al género del horror, se trata de un thriller que se basa en el terror ambiental y deja a un lado los sobresaltos de mal gusto que son parte medular de la mayoría de los intentos de crear cine para asustar en la actualidad. La cinta parece dirigirse hacia el abismo narrativo de los slashers, con adolescentes perseguidos por un asesino demente que va cobrando víctimas ante la ignorancia del resto del mundo, pero toma un giro insospechado a partir de un poderío visual donde lo único que importa es lo que se muestra en pantalla. 


Descubre la relación entre dos elementos aparentemente irreconciliables y que unidos de una forma sutil, son capaces de generar el horror más intenso a través de la oniria y toma nota de las 10 mejores películas de terror surrealista de todos los tiempos.  
Mira el cine de terror desde un punto de vista único y distinto después de enterarte que en la historia, sólo 31 películas de terror valen la pena.

The post Películas de terror que debes ver porque se convertirán en nuevos clásicos appeared first on Cultura Colectiva.


Fuente: Cultura Colectiva