pareja bailando bajo la lluvia - Nuestras manos

Son las hojas del otoño llevadas por el viento,

El recuerdo de nuestro intrínseco beso,

La memoria intacta de nuestras miradas,

Y el roce de nuestras manos que se gustan.

Las luces que mueren en el ocaso

Pretendidas todas por las tinieblas,

Son el preludio de una esperanza

Que lleva el trazo de tu nombre.

Las voces consumidas por el espacio

Terminan siendo un abismal silencio,

Un lugar sombrío lleno de versos

Que no han llegado a su destino.

Paredes que acorralan sombras,

Sollozos que se pierden entre ellas.

Silencios que se escriben a destiempo,

Sin rimas, sin pausas, sin rumbo.

Empieza a ocultarse el sol,

Tras la herida de la memoria.

Su luz como fugitiva conciencia,

De un alma que naufraga en lágrimas.

El primer y segundo silencio de la tarde,

Pertenecen al día que agoniza.

Junto a la voz del poeta,

Que también empieza a morir.

Reconocer que esa persona te gusta, así, sin más, es valiente, pues el amor y las relaciones a veces son campos minados que hay que cruzar con cuidado

The post Nuestras manos que se gustan appeared first on Cultura Colectiva.


Fuente: Cultura Colectiva