Los amores que no son correspondidos son lo que más duelen, como el poema que te compartimos de Rommel Peña:

Me conviertes en él cuándo me dices te amo, un amor ausente. Entras en el cuarto y me hago el dormido, estoy a medio arropar y miro con los ojos entrecerrados, desearías que la otra mitad de mi cuerpo bajo la sábana fuera de él. Despedirte haciendo el amor.

Escapar de la realidad de un nuevo cuerpo que te obligas a conocer. Y es algo que odias. Comes con tu mirada ausente, cuentas las migajas que caen sobre la mesa como sueños tontos. Le ruegas a las hormigas que los tomen y los lleven hasta él.

matrimonio-gay

Dejas tus lágrimas correr detrás de la sonrisa del desayuno de domingo. Juro que podría perderme en tu mirada. Navegar entre todos tus rincones, abrir todas las puertas, correr, revolver los armarios, abrir las gavetas, tirar la ropa como un loco. Darle vuelta a la mesa, buscar bajo la cama, entre las cortinas, subir al segundo piso y tirar todas tus cosas por la ventana, y no encontrarme.

Buscar entre todo y no encontrar nada. Nada de mí. Ni un recuerdo me pertenece, las habitaciones no tienen mi nombre. No me encuentro ni en la cesta de ropa sucia.

gays

Me traspasas con la mirada. Mirada que quiere correr por las calles y tocar su piel. Ganar una maratón perdido. Recordar los momentos alegres en que nuestros cuerpos se tocaron, pero sin conocer nuestra alma.

Te marchas desde el primer momento. Tú lo sabes bien. Sólo que no quieres reconocerlo. Yo te lo agradezco, pero no. Déjame despertar. No quiero ser él.

el sonador pelicula homosexual

**

El primer amor además de ser el más bello, también es el inolvidable, con el que pasas los mejores momentos de tu vida, y al mismo tiempo, el que más duele, el que más trabajo cuesta dejar ir, y las siguientes fotografías que sólo tendrías con tu primer amor te lo recordarán.

The post Me conviertes en el otro cuando me dices te amo appeared first on Cultura Colectiva.


Fuente: Cultura Colectiva