Desde fuera parece fácil: Subir de peso o bajar para transformarse en un personaje. Sin embargo, no lo es. Algunos actores deben dejar de comer por días, o comer lo mínimo, otros tienen que poner en riesgo su salud para que nada se complique y todo salga de forma natural. Eso no ha detenido a los siguientes actores que nos han entregado las transformaciones más brutales de 2018, y que sin duda serán galardonados por sus excelentes actuaciones, ya que demuestran que un cambio físico no es suficiente, sino una completa conversión.

Christian Bale

post-imagepost-imagepost-imagepost-image

Uno de los mejores Batman también tiene uno de los cuerpos más cambiantes en la historia del cine. El hombre ha subido y bajado de peso en incontables ocasiones, pero sin duda su transformación más brutal llegó este año (y el pasado) al filmar la cinta sobre el vicepresidente estadounidense Dick Cheney, llamada Vice. Subió más del doble de su peso original, pero además de eso fue enterrado en un maquillaje excepcional que lo transformó en una de las figuras políticas más oscuras en la historia reciente de Estados Unidos.

Charlize Theron

post-imagepost-imagepost-imagepost-image

Otra genio de las transformaciones físicas, que justamente se ganó el Oscar por su insólita interpretación en Monster. Charlize Theron hizo otro cambio súbito para la cinta de drama y comedia Tully que sigue a una mujer con depresión post-parto en el punto más bajo de su vida. La actriz subió de peso de nuevo y “se descuidó”, dando un aspecto bastante crudo que se asemeja más a la realidad. Es una fuerte contendiente para próximos premios por su excelente interpretación, ya que demostró ser una de las mejores actrices de su generación.

Nicole Kidman

post-imagepost-imagepost-imagepost-image

Destroyer, la cinta por la cual Nicole Kidman podría llevarse un Oscar, sigue la historia de una detective que entra de encubierta a una pandilla del desierto de California, pero no todo sale de acuerdo al plan. Tiempo después, cuando el líder de la pandilla vuelve a salir a la luz del día, ella debe volver a ser parte del grupo para acabar con el trabajo que comenzó años antes. Las críticas son excelentes y muchos alaban la interpretación de Nicole Kidman, quien se alejó de la vanidad, dándole paso a un rostro acabado y duro que va mejor con el feel de la película.

Lady Gaga

post-imagepost-imagepost-imagepost-image

Esta transformación es más bien una deconstrucción del personaje que ha creado Lady Gaga a lo largo de los años. Mientras que siempre aparece con mucho maquillaje y atuendos espectaculares, en A Star is Born muestra su lado más sencillo, abandonando los productos y dejando que su rostro hable solo junto con su voz. A muchos aún les sorprende ver el rostro limpio de la artista, pero además de eso, sorprende su talento natural para la actuación, y no nos extrañaría que llegue a ser nominada a un Oscar.

Melissa McCarthy

post-imagepost-imagepost-imagepost-image

Finalmente, Melissa McCarthy podría ser otra contendiente al Oscar por su primer trabajo dramático en Can You Ever Forgive Me?, una historia real que sigue a una escritora fracasada que comienza a falsificar cartas de otros autores para venderlas. Las primeras reacciones alaban su actuación, y su ligera, pero efectiva transformación. Sin duda es un primer paso para que deje atrás las comedias y se enfoque en este tipo de películas. Algunos la llaman la nueva Kathy Bates… esperemos que no se equivoquen.

Tilda Swinton

post-imagepost-imagepost-imagepost-image

Suspiria, el remake de Luca Guadagnino recibió excelentes reseñas y nadie parecía saber quién era el gran actor que encarnó al Dr. Jozef Klemperer, una figura que provocó terror y desesperación en la audiencia. Tras todo el maquillaje estaba Tilda Swinton, una actriz excepcional que sin problemas se adaptó a interpretar a un hombre oscuro y ominoso.

Estos actores no sólo son buenos cambiando la forma en que se ven, son expertos transformando hasta el último detalle de su personalidad para entregar una obra única, que haya valido la pena todo el esfuerzo que le imprimieron.


Fuente: Cultura Colectiva