Te compartimos un cuento de Erika Ramos:

Petronska, mi pequeña hermana, cree que mi vida es interesante. Hoy me lo dijo mientras mirábamos juntas mi montón de vouchers del banco.

Le pregunté con verdadera curiosidad por qué creía tal cosa. Ella piensa que tener una tarjeta de crédito hace que tu vida sea interesante. Petronska no es una niña, pero aún posee toda esa inocencia.

—Estos vouchers cuentan muchas historias, ¿sabes? Tu vida es interesante.
—¿Por qué? ¿Por tener una tarjeta de crédito?
—Al menos la usas y has estado en muchos lugares…

¿Petronska cree que trabajar para pagar deudas es interesante? Espero que no. Ella es más inteligente de lo que yo alguna vez fui a su edad.

poemas enamorados


Ella quiere conseguir un empleo en el que no vaya por la paga. Ella sabe que lo que la haga feliz debe ser lo que realiza todos los días.

Ella ve mi vida y, a pesar de que ambas sabemos que es un tremendo desastre, sé que aún puede vislumbrar algo bueno en mí; eso me da fe de que algún día no tendré que hacerme la fuerte para que ella se sienta segura y orgullosa de mí.

Petronska es una de las personas que más ha inspirado mi vida. ¿Se imaginan que yo pudiera inspirar la suya? Eso me haría muy feliz. Sólo que no quiero que piense que tener deudas con el banco hace que tu vida tenga aventura o algo interesante.

Ella debe saber que un adulto no está hecho de tarjetas bancarias ni empleos de tiempo completo que no te hacen feliz. Petronska tiene que saber que a veces los adultos somos sólo niños disfrazados de grandes, corriendo asustados, escondiendo la cara detrás de nuestras fiestas de noche o nuestros viajes con amigos.

A veces no somos más adultos por tener tarjetas de plástico que dicen que podemos hacer tales o cuales cosas, ni porque lucimos mayores o hacemos cosas que los hermanos menores todavía no pueden.

poemas de amor


Somos adultos por el número de responsabilidades y empleos que conseguimos para costear los gastos que años antes no eran necesarios.

Ser adulto no tiene que ver con una edad establecida o la fingida seriedad con la que hablemos de los problemas de la sociedad.  Tampoco tiene que ver con el alcohol o los lugares a los que puedes ingresar.

Honestamente, Petronska debería saber que no sé exactamente cómo es un adulto y qué hace para ser llamado así. A veces sólo quisiera seguir pensando que ella es una bebé y que yo soy tan sólo unos años más grande, los suficientes como para cambiarle los pañales sucios como solía hacer hace más de una década.

Petronska pronto crecerá y querrá tener una vida interesante, sólo espero que eso no incluya vouchers de tarjetas de crédito…


poemas para dedicar

**

De niños nos imaginamos todas aquellas cosas que deseamos realizar cuando estemos mayores; sin embargo, al crecer nos damos cuenta de que la vida no es como la habíamos soñado, tal como se narra en la novela que refleja el vacío de las generaciones destinadas a la decadencia.

**

Las fotografías que acompañan al texto pertenecen a Jesse Herzog.



The post La vida adulta no es interesante, sólo es más triste appeared first on Cultura Colectiva.


Fuente: Cultura Colectiva