¡Hay diferencia entre conocer el Camino y andar el Camino!

Entrar en trance es una experiencia y un aprendizaje que, a cada vez que se renueva, amplifica nuestra capacidad para “soltar”, para mí esta expresión ha sido durante mucho tiempo un misterio, un concepto abstracto y los estados modificados de conciencia a través del trance me han llevado a definir este “soltar” como aceptar no controlar para confiar.

Detrás de la necesidad de programar, de controlar las cosas, hay múltiples miedos humanos, pero inútiles para vivir bien y para dejar de controlar es importante saber que nuestra parte consciente rige simplemente el 20% del funcionamiento global. Así, cuando pensamos que controlamos, que programamos, es simplemente un 20%… ¿y el resto?

Es nuestro inconsciente quien lo maneja, un estado de trance no sirve para controlar nuestro inconsciente, sino para cooperar con esta parte de nosotros, poseedora de fuerzas, de competencias, de memorias y de creatividad. Lo bueno es que nuestro inconsciente siempre está de acuerdo con nosotros.

¡Basta con pedirle las cosas!

Y para eso basta con instalar un estado de trance que es la llave para iniciar esta alianza. Así, cada vez que nuestra parte racional y consciente se ve “superada”, podemos confiarle el fardo entero a nuestro inconsciente para que lo desenrede, así aprendemos a confiar, lo cual nos permite “soltar” y descubrir una manera de aprehender los desafíos de nuestra vida con más creatividad, intuición y confianza.

Ahora voy a compartir con vosotros un proceso para pedirle a vuestro inconsciente que os ayude a alcanzar un objetivo. En primer lugar, lo que hay que hacer es definir con la mayor precisión vuestro objetivo, así como la fecha en la que queréis que se concrete ese objetivo. A continuación, dibujad un símbolo que represente vuestro objetivo y escribid en ese dibujo la fecha en la que queréis que se realice ese objetivo, y empezad el proceso siguiente:

1.-INDUCIR Y PROFUNDIZAR EL ESTADO DE TRANCE

2.-Oriéntate hacia tu futuro y descubre cómo es el camino que te lleva a tu objetivo. Empieza a avanzar por ese camino y ve escuchando tus sensaciones/emociones… ese camino que te acerca a tu objetivo… hasta que te encuentres con ese instante en el que tu objetivo ya está realizado. Haz esa experiencia de vivir la realización concreta de tu objetivo. Date tiempo para saborear y para sumergirte en ese momento del futuro que es ahora tu presente… ¡hasta que sientas que tu objetivo forma parte de ti!

3.-Desde ese instante de la realización de tu objetivo, vuélvete hacia tu pasado y descubre cuántas son las etapas que te han llevado a tu objetivo.

4.-Ahora vuelve al presente y mira las etapas que te conducen hacia tu objetivo. Ahora avanza y ve haciendo la experiencia de cada una de esas etapas, consciente de que cada etapa te acerca a tu objetivo. Hasta que alcances de nuevo la realización completa de tu objetivo.

5.-Sigue repitiendo la etapa 3 hasta que prácticamente se haga solo.

6.-Da las gracias a tu mente inconsciente por esta realización y pídele que te permita abrir los ojos, cuando la mente inconsciente sepa con certeza que está trabajando ella sola en la realización de tu objetivo.

Autor: JEAN GUILLAUME EN ESCUELA LE PASSAGE.


Fuente: memoria emocional