Gatos espías al servicio de la CIA

Al término de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría inauguró un periodo de paranoia en el mundo occidental sin precedentes. En Estados Unidos, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) preparaba todos sus recursos y agentes a su servicio ante un eventual ascenso del socialismo de la Unión Soviética. Desde Hollywood, los libros e incluso a través de personajes famosos como Marilyn Monroe o Albert Einstein, la plaga de la llegada de la revolución socialista era un temor permanente en el país más poderoso del mundo, que usó toda su imaginación y maquinaria ideológica para contrarrestar los efectos del socialismo en Europa.

La época de persecución del macartismo quedó atrás con el final de la década de los 50, pero la paranoia se multiplicó entre los altos mandos norteamericanos, que veían con terror como en cualquier rincón una ofensiva socialista podía tomar control del libre mercado sobre el cual se levantaba orgulloso el American Way of Life, como “la mejor forma de vida”.

american way of life la gran depresion

Entre el miedo inminente a un tercer conflicto armado a escala global que pondría fin a la civilización en la Tierra, toda una generación aprendió a vivir con el temor del enfrentamiento de ambos bandos. De la crisis de los misiles a la tormenta solar que estuvo a punto de desatar la guerra mundial, la CIA germinó un sinfín de planes espías para detectar una revuelta comunista en territorio propio y así poder frustrarla antes de su auge.

Uno de los más descabellados fue la operación Acoustic Kitty. Con una duración inicial de cinco años y más de 20 millones de dólares de inversión, la locura colectiva del momento histórico se plasmó en un documento desclasificado en 2001, que reveló los pormenores del plan.

gato espia cia

Dentro de los cuarteles generales de la CIA, la idea que nació como un prototipo descabellado tomó forma hasta convertirse en una versión real y cruel de Frankenstein.

La operación consistía en criar a felinos amaestrados para convertirlos en los espías perfectos. A través de una intervención quirúrgica, los gatos serían habilitados con un potente micrófono cerca de los oídos y un transmisor en el pecho conectado a un circuito de radio para escuchar cada conversación que atentara contra los Estados Unidos. La cola del felino, normalmente levantada, fue pensada como una antena, mientras que un dispositivo eliminaba el hambre en el animal, para evitar el fracaso del proyecto.

gatos-agresivas

El plan fue aprobado en 1961 y ese mismo año se puso en marcha con un felino. Una y otra vez, los mejores médicos veterinarios y terapeutas animales trabajaron sobre la conducta del gato, logrando la obediencia sobre órdenes y recorridos simples.

Después de cinco años de entrenamiento, en 1966 la agencia planificó la primera misión para el felino espía. El objetivo era espiar a un par de espías que trabajaban para la embajada soviética en Washington, D.C. Después de que la agencia siguiera sus movimientos, descubrió que ambos se reunían en un parque cercano al edificio diplomático y liberaron al gato cerca del objetivo.

gato espia

Monitoreado por el departamento de tecnología, el gato siguió su ruta y cruzó una avenida en dirección al parque. El gato dobló una esquina más y cuando se acercaba a su objetivo, los agentes prendieron el micrófono para captar el sonido ambiente. De repente, la transmisión se interrumpió abruptamente y después de un par de horas, algunos agentes acudieron al lugar para determinar qué había salido mal.

A unos metros de llegar al parque, el gato había sido atropellado por un taxi y yacía muerto en el asfalto. La CIA, lejos de lamentar el dolor y la monstruosidad hecha con un ser vivo, lamentó la pérdida de tiempo y millones de dólares en un proyecto fallido y concluyó en un comunicado escueto que “los factores ambientales y de seguridad que concurren en el uso de esta técnica en una situación real, nos obliga a concluir que para nuestros propósitos no sería viable”.

¿Qué otras situaciones extremas ocurrieron durante la Guerra Fría? Conoce mas sobre la tormenta solar que estuvo a punto de iniciar la Tercera Guerra Mundial y causó descontrol en el bando norteamericano. ¿Cuáles fueron los momentos más álgidos del conflicto? Descúbrelos en 5 instantes que estuvieron a punto de provocar una guerra nuclear.

El monstruoso invento de la CIA , gatos espías, en Cultura Colectiva.
Fuente: Cultura Colectiva