En esta serie de artículos vamos a adentrarnos en el mundo de los dolores de espalda según el punto de vista de la Biodescodificación, O sea, detrás de cada síntoma, siempre hay algún conflicto emocional que lo sustenta.

En cierto modo, podemos decir que un dolor de espalda puede tener diferentes orígenes: un reflejo de un problema visceral, una contractura que aparentemente es sólo muscular, una contractura muscular defensiva ante una hernia discal, etc.

Básicamente podemos decir que una patología en una estructura ósea, muscular, tendinosa, ligamentosa o cartilaginosa, está hablando de parte de los tejidos afectados del mesodermo nuevo (capa embrionaria), y estos tejidos tienen en común que el conflicto emocional de base es siempre la desvalorización (sentir que no vales lo suficiente) que arcaicamente tiene que ver con la comparación.

Cuando alguien porta unos programas heredados que lo hipersensibilizan a ese tipo de conflicto y además vive un evento de su vida con desvalorización, puede somatizar problemas físicos de menor o mayor intensidad en función de cómo de importante es ese problema para esa persona. Es un asunto puramente subjetivo.

Por un lado, sabemos que la temática de fondo siempre es la desvalorización, pero si nos fijamos además que tejido está afectado, seguimos sumando a esa idea muy genérica otra información, y de esta manera nos vamos acercamos un poco más al verdadero problema del consultante.

Hoy toca hablar de los problemas de cuello: dolor muscular, tortícolis, hernia cervical, artrosis cervical, etc. Aquí no voy a exponer otras patologías que también son de cuello pero que corresponden a tejidos pertenecientes a otra capa embrionaria: problemas de tiroides, afonía, anginas, etc.

El cuello arquetípicamente está relacionado con la comunicación (las cuerdas vocales están ahí) y también con la deglución (por ahí pasa el bolo alimenticio), además de los movimientos que nos permite hacer, etc.

Se puede decir que un conflicto de desvalorización del tipo: “me siento impotente para…”, puede somatizarse a nivel muscular, mientras que si el conflicto lo vivimos como: “siento que ya no valgo”, puede acabar afectando al hueso (nuestros valores mas profundos). Cuando son los tendones los afectados (por ejemplo tendinitis), se trata de un conflicto desvalorizante actual, o sea, que está siendo vivido en ese momento. Si se trata de ligamentos (por ejemplo una distensión), el conflicto lo vemos en el futuro (no ha ocurrido aún pero tememos que ocurra). El cartílago es afectado cuando nos sentimos desvalorizados en el gesto (movimiento) en el que interviene.

Ejemplos.

1- Tengo dolor cervical y no puedo mirar hacia la izquierda. Ésta podría ser por ejemplo una solución biológica que nos brinda nuestro inconsciente para que no podamos decir que no (neguemos con la cabeza) a algo en concreto que nos ha pedido nuestra madre y a la que no nos atrevemos a contradecir (/aunque en el fondo no queremos hacerlo).

2- Tengo artrosis cervical en C3 y C4. Ésta podría ser una solución biológica que nos da nuestro inconsciente ante el sentimiento de “me siento desvalorizado en la comunicación…”. Al estar afectadas las vértebras C3 y C4, se añade la información siguiente:

C3 – relacionada con cómo comunico a través del habla, mi imagen, con la dificultad de ser visto.

C4 – relacionada con la comunicación en lo sexual o también con la comunicación como mediador entre 2 partes.

3.- Tengo una hernia cervical entre C6 y C7. Ésta podría ser una solución biológica ante un conflicto que manifiesta una gran presión entre la temática concreta de la C6 y la de la C7:

C6 – relacionada con injusticias vividas en la niñez

C7 – relacionada con la tiroides, y por lo tanto con el tiempo. También una injusticia actual.

4.- Tengo dolor de cuello y el osteopata me ha diagnosticado una subluxación de C3 y C7. El cuerpo nos está diciendo que posiblemente tengamos un conflicto de desvalorización en cómo me comunico, me expreso verbalmente(C3) y también que lo vivimos como una injusticia (C7). Habría otras posibilidades pero éste es sólo un ejemplo.

5.- Tengo dolor de cuello y el terapeuta no consigue relacionar el tejido afectado con eventos de su vida. En este caso se podría buscar en el árbol genealógico y comprobar que el consultante está relacionado energéticamente (es doble) con un familiar que se suicidó ahorcándose. En este caso estaríamos hablando de lo que se conoce como una “memoria de cuello”

Y así analizamos cada caso particular. No se pueden hacer generalizaciones y decir que C2 es esto y C6 es aquello, pero esta información que la Biodescodificación nos brinda, nos da muchas pistas de que buscar en la historia del consultante y nos aproxima muchísimo a la verdadera problemática. Dado que cómo se viven los eventos depende exclusivamente del mundo interno del consultante (herencias familiares, vivencias en la niñez y de adulto), hay que hacer siempre un trabajo detectivesco específico en función de quien tenemos delante.

Hay que contemplar lo que el consultante está viviendo en ese momento (sobre todo el momento en que se empieza a manifestar el síntoma), también su niñez, su proyecto sentido y por último, el transgeneracional.

Buscando en el transgeneracional y en el proyecto sentido vamos a localizar esos programas que portamos y que nos hipersensibilizan a unas temáticas concretas. Hay personas que dada su configuración, es propensa a somatizar con mucha frecuencia tensiones musculares en el cuello, mientras que otras quizás tengan mayor propensión a sufrir problemas estomacales, por ejemplo.

Y aquí acaba esta pequeña mirada a los problemas en el cuello. Como siempre decimos en Bio, toma las medidas paliativas que tú consideres oportunas, pero también intenta tomar conciencia de que hay detrás de ese síntoma para salir de esa situación cuanto antes y poder evitar futuras recidivas.

Fuente: http://bit.ly/2iwhoOF  // Autor: Carlos Muñoz.

MEMORIA EMOCIONAL

Si tienes interés en descodificar tus heridas, enfermedades y problemáticas, puedes contactarme al 044 55 1609 2479 o talleres@memoriaemocional.com y hacemos tu abordaje personal para la resolución de un conflicto, síntoma o enfermedad.

Consulta presencial y Skype.


Fuente: memoria emocional