Es este un tema del Transgeneracional por el que la gente se interesa mucho, ya que está relacionado en muchas ocasiones con las relaciones de pareja y más concretamente con algunas disfunciones en las relaciones de pareja.

 

TRANSGENERACIONAL

DESÓRDENES AMOROSOS (Conflictos de pareja)

GEMELOS SIMBÓLICOS

Debo aclarar de antemano que el hecho de que nuestra pareja sea gemelo simbólico no quiere decir que nuestra relación vaya a ser disfuncional, pero en el caso de que exista una disfuncionalidad, sí que es un parámetro que se debe tener en cuenta.

Si existe un desorden amoroso hay que investigar:

Pequeña infancia de 0 a 7 años (psicología), Proyecto Sentido, Transgeneracional, y también nuestra biología, por encima de nuestro programa biológico tenemos nuestro programa psicológico. Nuestra infancia nos condicionará toda nuestra psicología. Relaciones humanas que establezco a los 40 tienen relación estrecha con las relaciones que tenía yo en mi primera infancia en mi entorno familiar.

Los programas siguen activos mientras son inconscientes.

Cuando era pequeño hice transferencia sobre mi padre, madre, hermano….y voy a estar buscándolos toda mi vida. A veces los encuentro a la primera o bien lo buscaré constantemente.

Lo más importante es detectar gracias al Árbol Genealógico con quien me identifiqué cuando era pequeño, si era mi padre, madre, hermano para que las relaciones de hoy en día me permitan tomar distancia cuando aparezca algún problema, ya que mi pareja me vuelve a conectar con ese personaje

En el 50% de los casos la hija va a buscar a su padre

En el 50% de los casos es el pequeño que busca a su madre

Pero hay otros casos, el Edipo o Electra invertido…niño que busca a su padre o niña que busca a su madre, búsqueda de los abuelos, (muchas veces esto se detecta en relaciones donde existe mucha diferencia de edad). (También hay incesto simbólico si tu madre o padre se llaman igual que tu pareja/ Ese es otro programa)

Pero en este post veremos específicamente la proyección que existe entre los hermanos.

Para saber si nuestra pareja entra dentro de este grupo, y como norma general, debe existir una coincidencia de las fechas de nacimiento o concepción.  Es decir que nuestra pareja (gemelo simbólico)  debe haber nacido + o – 10 días, de nuestra fecha de nacimiento o concepción.

Por ejemplo, si yo nazco el día 15 de noviembre, mi gemelo estaría entre el 05 de Noviembre y el 25 de Noviembre, al igual que si mi pareja nace en Febrero. El rango seria el mismo desde 05 de Febrero hasta el 25 de febrero. (Concepción). También aquí se sigue la tabla del post anterior. Y también si la diferencia es de 6 meses en este ejemplo nuestra pareja nace en Mayo seremos gemelos pero en línea maestra. (Lo explicaré en otro post) Así mismo estaremos relacionados con los que nacieron en Agosto.

También esto se puede producir por el nombre, es decir, si un Juan se casa con una Juana, un Alejandro con una Alejandra, Carlos con Carla etc.

El inconsciente denuncia en estos casos incestos reales o simbólicos en generaciones anteriores o incestos genealógicos. Es posible, repasando nuestro árbol que nos encontremos con padres o abuelos cuyas fechas delaten este hecho o incluso uniones incestuosas dentro de la familia como bodas entre primos, etc. También se puede dar el caso de abusos incestuosos en la familia,  este aspecto, que normalmente queda oculto en las generaciones posteriores tras un muro de silencio, razón por la cual el inconsciente lo expresa en este tipo de relaciones de sus descendientes.

Y algo mucho más común de lo que se cree es el gemelo evanescente, es decir que existió un gemelo en el vientre de mamá pero este se reabsorbió o simplemente se perdió imperceptiblemente.

Este es el síndrome del gemelo evanescente, son embarazos que empiezan siendo gemelares pero uno de los embriones desaparece a las pocas semanas de gestación. Ahora se sabe que esto ocurre con mucha frecuencia. Se calcula que en total 1 de cada 8 personas ha convivido en el útero materno, con un gemelo. (Este síndrome puede traer MUCHOS conflictos al gemelo sobreviviente)

En estos casos existe una pulsión de por vida a buscar a nuestro “gemelo perdido”.

Los gemelos simbólicos es como si se encontrasen dos inconscientes que ya se conocían y que cuando se ven reconocen esta energía. La electricidad puede ser bilateral o unilateral, el que recibe la electricidad es el que está involucrado… Para el inconsciente es un incesto simbólico. Es como si se mantuvieran relaciones dentro de la misma familia. En algunos casos son amores intensos que duran toda la vida, en otros, una vez se tienen hijos, inconscientemente el incesto está consumado y poco a poco la relación se apaga. No entendemos porqué, a pesar de querer mucho a nuestra pareja, ya no sentimos deseo por ella.

El objetivo inconsciente de estas uniones es el no tener hijos, pero se debe aclarar que para el inconsciente el “no” no existe, por lo que se pueden tener hijos o tener dificultades para ello mediante desequilibrios orgánicos o en muchos casos aunque los dos se encuentren físicamente bien para tenerlos no lo logran. Es muy común que en estos casos se presente la infertilidad. Las parejas están en perfectas condiciones pero no pueden tener hijos.

En ocasiones se produce un enamoramiento a primera vista, (de uno o los dos) eléctrico, explosivo en sus inicios, que paulatinamente se va diluyendo hasta dejar una relación de convivencia como hermanos.

A veces también las relaciones sexuales van disminuyendo, y sobre todo después de tener el último hijo éstas disminuyen o directamente desaparecen.

Hay casos en los que aparecen síntomas físicos como ciáticas, esterilidad, patologías genitales, enfermedades reumáticas, incluso sobrepeso sub-umbilical como barrera física entre los cuerpos, etc. Esto no quiere decir que estas patologías se deban siempre a este motivo pero se debe tener en cuenta como una línea de estudio.

Los gemelos simbólicos (si no trabajan en la relación) pueden ser parejas que duran toda la vida, pero como hermanos.

Se encuentran muchas infidelidades, pero es parte del programa porque si no se instala el hermano uno de los dos o los dos no encuentran nada más fome e incestuoso (simbólico) que acostarse con el hermano.

Los gemelos simbólicos deben trabajar en la relación si quieren estar juntos, no caer en la rutina. Conquistarse, tener relaciones sexuales, si no hay ganas animarse. Salir de la inercia, no mantener el “no” por muchos días. Sí Días señores, si están muchos días sin entrar en acción es porque algo anda mal. Y termina instalándose el “hermano”. Cuando el gemelo simbólico se instala es muy difícil salvar la relación, ya que buscan tener relaciones sexuales con pasión, y se cae en la infidelidad.

También hay un dato curioso de los gemelos reales. Después les cuento los otros programas de los gemelos reales. En los gemelos reales encontramos muchas veces que uno o los dos son gay o bisexuales. Esto muchas veces se detona cuando el hermano tiene pareja o le gusta alguien o se casa. Ya que pierde su “otra mitad” También se da en hermanos reales, gemelos simbólicos (fechas). Que uno de los dos es homosexual he encontrado más hombres ya que prefieren (inconscientemente) buscar a otro hombre para no traicionar el amor hacia su hermano.

Romeo y Julieta parece una romántica historia de amor. Pero es un claro ejemplo de Gemelos Simbólicos. Encontraste “al amor de tu vida”. Y piensas… Es mi “alma gemela”. Es electrizante y todo sucede muy rápido, y también pueden ser parejas que están muchos años juntas sin comprender por qué no pueden separarse y no saben por qué.

Pero después cuando ya el gemelo se instala, uno de los dos o los dos son infieles o no pasa nada sexualmente.

Esto no es una ley matemática, por lo tanto, las personas que por fechas o nombres entran dentro de este marco de estudio no deben preocuparse si sus vidas de pareja son buenas. Sólo se debe prestar atención si existe un cuestionamiento psicológico real o un desorden constatado al respecto, ya que a pesar de entrar dentro de los parámetros que, en muchas ocasiones el porcentaje conflictual no es lo suficientemente grande como para expresarse en nuestra vida.

Autor: Titi Montes

Fuente: memoria emocional