Entender la mente de un violador frecuente u ocasional es un reto para la ciencia que provoca un verdadero debate en redes sociales y abre muchos cuestionamientos: ¿están enfermos? ¿Es resultado de sus necesidades hormonales? ¿Es la herencia heteropatriarcal en una sociedad altamente machista? ¿Faltan más valores y una correcta educación enfocada a la igualdad y el respeto?

 

Según estudios psicológicos, son todas las anteriores. La violación es un acto de agresión sexual relacionado con ganar, establecer control y hacer a las mujeres un objeto: se trata de poder, un acto terrible para obtener placer de la manera más grotesca posible.

 

Estos actos son cada día más visibles en redes sociales. Recientes campañas como #MeToo o #YoTambién, han visibilizado los enormes números de ataques sexuales de hombres hacia mujeres que buscan ser erradicados.

Ante los elevados números de violaciones, las mujeres levantan la voz para visibilizar este flagelo. (Foto: Vox)

 

En este sentido, psicólogos de varias universidades prestigiosas buscan entender a los violadores, sin justificar sus actos, para comprender las relaciones en las categorías demográficas, clase social, estado civil y los patrones para encaminar las futuras campañas sociales sobre reducción de riesgos y acabar con este problema.

 

Esta nueva perspectiva busca analizar a los violadores. Todas las historias en los medios de comunicación e investigaciones tienden a considerar el abuso sexual como un problema femenino, cuando son los hombres quienes cometen el delito.

 

Neil Malamuth, psicólogo de la Universidad de California, hace una división entre los hombres que se encuentran en prisión: unos son “generalistas”, es decir, «te roban la televisión, el reloj, tu auto, y de paso, te roban sexo». En comparación, los violadores ocasionales son aquellos que comenten abusos sexuales dos o más veces y se detienen.

Entender a los violadores desde la ciencia puede erradicar y prevenir los ataques en el futuro. (Foto: Reuters)

 

Mary P. Koss, profesora de Salud Pública de la Universidad de Arizona, analizó cientos de casos donde los hombres que cometieron alguna violación no reconocen sus actos y justifican sus abusos por el alto consumo de alcohol, la presión social para tener sexo y las “creencias” de que las mujeres hablan en términos de psicología inversa, esa idea que un “no” significa “sí”, la cual es una falacia.

 

Otro factor de riesgo es el narcisismo: la mayoría de los sujetos sólo piensan satisfacer su placer sin visualizar las consecuencias. Koss realizó distintas entrevistas a hombres quienes reconocieron que penetraron sin el consentimiento, pero sin aceptar que cometieron una violación. 

 

Estos estudios buscan entender el porqué los hombres violan ante los altos índices de este flagelo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el 35 por ciento de las mujeres en el mundo ha sufrido alguna vez de violencia sexual por parte de sus parejas o desconocidos, mientras que apenas el 40 por ciento denuncia a las autoridades por temor a represalias. 

Podría interesarte:

Las actrices que denuncian sus experiencias en Hollywood, el semillero de acosadores y violadores

Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow denuncian acoso de Harvey Weinstein, director de Hollywood


Fuente: Cultura Colectiva