Las enseñanzas académicas basadas en la epistemología —fundamentos y métodos del conocimiento de una ciencia—,  no siempre resultan esenciales —aunque provengan de una serie de dogmas establecidos— para realizar  exitosamente ciertas prácticas de forma empírica.

Es cierto que las artes son espirituales y emergen con voracidad a manera de expresiones indomables. El cine es un arte experimental que se basa en la expresión y a la vez, es una necesidad humana. La tendencia del hombre por conocer lo que ama sin reparar en la forma, hace que en algunas ocasiones opte por convertirse en autodidacta de diversas actividades que lo hagan pleno y feliz. 

directores que no estudiaron

Existen grandes directores que nunca estudiaron cine en un aula pero que no lo han expresado públicamente, algunos otros lo han gritado a los cuatro vientos presumiendo su capacidad de aprendizaje a través de la praxis vivencial del cine como espectro de contemplación. Vivir el cine es la mejor forma de aprenderlo, al igual que esta serie de directores:

1. John Waters

directores que no estudiaron

Waters es una máquina de películas de culto, participante activo del cine de explotación con filmes como Pink Flamingos, Female Trouble y Desperate Living (Trash Trilogy). El excéntrico John intentó estudiar cine en la New York University, sin éxito, la abandonó y cuenta que mientras en la primera clase se hablaba de cine, él moría de ganas de salir a ver Olga´s house of shame, película de prostitutas y criminales. Las cintas de Waters son sarcásticas con tintes de burlas y exageraciones en sus diálogos, estéticamente son transgresoras de la buena forma, denominadas Camp por la carga de humor de mal gusto.

2. Christopher Nolan

directores que no estudiaron

Uno de los directores más aclamados en la actualidad, estudió literatura y mientras lo hacía realizó cortometrajes independientes por diversión, costumbre que tuvo desde su muy temprana juventud. Memento no fue su ópera prima, pero sí  su primer film aclamado en demasía por la crítica, con un argumento basado en condiciones introductorias que ayudan a deducir un final poco a poco, que obligan al espectador a darle una lectura minuciosa. Este estilo es muy recurrido por Nolan, películas como The Prestige, Inception y la trilogía del Caballero de la Noche mantienen esta línea.

3. Quentin Tarantino

directores que no estudiaron

La estética de los filmes de Quentin son un engrudo de violencia, malas palabras, tomas lejanas, historias no lineales, diálogos duraderos y todo lo que se podría encontrar en diversas películas en un videoclub, lugar donde trabajó por muchos años. Estudió un poco de actuación y teatro mientras absorbía las opiniones de películas que hacían las personas, compraba cintas piratas que provenían de diversos países y géneros y discutía con otros entusiastas sobre las historias.

La visión de un gran productor como Lawrence Bender fue lo que despegó a Tarantino, quien al leer el guión de Reservoir dogs no dudó en llamar a varios actores para contratarlos, más allá de que configuró la historia para hacerla con sus amigos y la menor inversión monetaria posible. 

4. James Cameron

directores que no estudiaron

Amante de los VFX de punta, el director James Cameron fue un autodidacta en forma, sacaba fotocopias de todo lo que le interesaba, exigente y perfeccionista, encontró en las ciencias su pasión. El momento de catarsis para James sucedió al tropezar con A Space Odyssey de Stanley Kubrik, convirtiéndose en entusiasta del futurismo y a la vez, halló su vocación.

Cameron mencionó abiertamente que la mejor decisión para alguien que quiera ser director de cine, es no estudiar cine. Considera que una persona es capaz de ser cineasta tan solo con tomar una cámara y hacer una película. Lo interesante de su trabajo fuera del set se reduce a capturar la esencia de las realidades, ¿cuántos directores hubieran descendido al océano para verificar el aspecto del Titanic? Realmente no muchos. De vida excéntrica y aventurera,  proyectó su personalidad en cada película que ha llevado a cabo. Titanic y Avatar son sus dos obras que encabezan la lista de películas con mayor recaudación.

5. Akira Kurosawa

directores que no estudiaron

La vida temprana de Akira es una historia digna de un film, quien con gran habilidad estudió para ser pintor, trabajó como narrador de películas mudas y atravesó por la muerte de todos sus hermanos. Su hermano mayor, Heigo, lo obligaría a presenciar apilamientos de carne y sangre tras el Gran Terremoto de Kanto en Tokio, hecho que lo hizo vencer para siempre el miedo, como más tarde aseguró él mismo. 

Akira fue parte de un programa de aprendices de director de cine, siendo contratado por Kajiro Yamamoto. Kurosawa se considera de gran trascendencia no solo en el cine japonés sino a nivel mundial, un ejemplo de ello es su obra Los siete samuráis, que se considera la base del cine bélico y de subgéneros, como el western europeo y americano con su temática de suspenso y largas tomas hacia los personajes quienes se miraban con odio por mucho tiempo antes de comenzar una batalla. A la postre ganó dos Óscares como mejor película extranjera por Rashomon y El Cazador respectivamente. También ganó un Óscar póstumo honorífico.

directores que no estudiaron

Muchas veces se ignora el poder que tiene la enseñanza autodidacta, el atrevimiento, la persistencia. Algo que tienen en común los directores que integran esta serie, es la pasión con la que llevan a cabo cada uno de sus proyectos cinematográficos.

El cine, como cualquier oficio, es aprendizaje, y como tal, no solo se da en las aulas y bajo estándares institucionales, también se da en el set, en la calle, con una cámara en mano y una gran habilidad artística. Vivir el cine es una forma de aprenderlo.

**

Estos directores demostraron que, algunas veces, la experiencia empírica y vivencial, es más enriquecedor porque la escuela no lo es todo, conoce a estos 10 autodidactas y a los escritores que abandonaron la escuela.

The post 5 directores que muestran que para hacer cine no necesitas ir a la escuela appeared first on Cultura Colectiva.


Fuente: Cultura Colectiva