La comedia es el género contrario a la tragedia y al drama. No a todos les gusta sentir terror o adentrarse al mundo de la ciencia ficción. Lo cierto es que a la mayoría nos gusta reírnos. Reírnos hasta llorar.  Dentro de las comedias existen subgéneros que van desde las comedias románticas hasta las tragicomedias, pasando por las parodias y las comedias negras. Todas hechas con la finalidad de hacer reír. Pero es por una razón que las comedias se dividen en categorías: la gente se ríe de cosas distintas. La risa, que nos une tanto, es algo que también nos separa un poco. 

 

comedias absurdas e irreverentes


Las serie de comedias absurdas que te recomendamos a continuación harán que te rías de situaciones raras y sin mucho sentido.

1. Acción mutante (1993) — Álex de la Iglesia



La ópera prima del director español Álex de la Iglesia transcurre en un mundo post-apocalíptico donde los mutantes abundan, son marginados y tratados con desprecio por el jet-set compuesto de personas normales. Algo así como Amar te duele versión esteroides y gore, en la que el chico sin dinero que vive en el pueblo de Santa Fe en realidad es un mutante fugitivo que rapta a la hija de un millonario para pedir rescate. El humor en el que se presentan las situaciones es único del director, alguien que se describe a sí mismo como “un gordo hijo de puta que tiene fascinación con las tetas y los culos”. Entretenida y divertida de principio a fin, seguro que no te aburrirás.

2. What we do in the shadows (2014) – Taika Waititi y Jemaine Clementine

Bajo un formato de falso documental que funciona a la perfección, esta comedia es de las mejores en los últimos años. De producción neozelandesa y filmada en Wellington, sigue a un grupo de vampiros viviendo en la modernidad. Las actuaciones son muy buenas y el guión está tan cuidado que se desarrolla con fluidez a través de toda la película. Los directores, además de co-escribir el guión, son dos de los personajes principales. Los efectos especiales provocan gracia y no porque sean malos, sino porque son elementos que forman parte de la comedia. Es decir, todos los aspectos juegan y se conjuntan para que te rías de un grupo de vampiros que se han adaptado a vivir en nuestro tiempo. Joyas que no puedes perderte.

3. Black Dynamite (2009) — Scott Sanders

Black Dynamite es un cliché tras otro de las películas de acción gringas de finales de los 70 y principios de los 80. El personaje de Black Dynamite es un exagente de la CIA, de raza negra con afro y bigote, misógino, practicante de kung-fu y estuvo en Vietnam. Es como si Shaft tuviera un hijo con Chuck Norris y Hugh Hefner. Repleta de acción en la que se añade un poco de drama, artes marciales y tintes detectivescos, eso sí, con exceso de comedia: física, de situaciones, racial, machista y exagerada que desvanece lo políticamente correcto. Aunque salta algunas líneas, mantiene la cohesión y la estructura principal.

4. Norwegian Ninja (2010) – Thomas Cappelen Malling


  

Cuando la guerra fría estaba en pleno apogeo, todos los países del mundo jugaron sus cartas en el espionaje y contraespionaje, tomando partido por el lado que pensaron era el mejor en ese momento. La película sigue la perspectiva de un grupo especializado de ninjas espías, entrenados en una isla para contrarrestar las jugadas de la ex Unión Soviética y los Estados Unidos y sus misiles nucleares. En ocasiones puede parecer seria y oscura, aunque no sea una parodia de los filmes acerca de la guerra fría, pero es todo lo contrario. Semejante a Bastardos sin gloria o Dr. Strangelove, que durante la trama te conducen por situaciones ajenas a la comedia para hacerte creer por instantes que estás viendo otro género de película y luego rematan con una broma. Un recurso muy usado por la comedia: crear tensión para que en las situación irreverentes y sin sentido se explote de risa.

5. Young Frankenstein (1974) – Mel Brooks


Una de las mejores parodias del legendario director Mel Brooks. Filmada en blanco y negro a petición de él mismo para darle ese toque de película vieja que deseaba. Young Frankenstein es el Frankenstein revisitado tantas veces a través de los ojos de su nieto, avergonzado de su pasado, de los mitos y leyendas construidas alrededor de su apellido, familia, demonios y creación. Pero como Mel Brooks acostumbra, se lo toma a la ligera y con un humor apto para todo público. Si disfrutas de las parodias, esta es una obra maestra.

comedias absurdas e irreverentes

Los comediantes dicen que hacer reír a las personas es de las cosas más difíciles en el mundo. Crear películas enteras con esta finalidad debe ser agotador, pero independientemente del subgénero de comedia que elijas, hazlo con la disposición de reírte, relajarte, de no tomártelo tan en serio, déjate llevar por un chiste aunque sea malo. Aprende a reír con el cuerpo entero. Aprende a reír, sobre todo, de ti mismo. La vida se conforma de situaciones graciosas que los cineastas saben reflejar en las grandes pantallas. Junta a tu grupo de amigos con los que disfrutes soltar grandes carcajadas y vean una comedia.

**

Para las tardes de domingo diviértete con las mejores comedias que puedes ver en Netflix. También conoce el cine de Iñárritu, sus historias entrelazadas y comedias negras.

The post 5 comedias absurdas que sólo los políticamente incorrectos entenderán appeared first on Cultura Colectiva.


Fuente: Cultura Colectiva