Si quieres conocer a alguien, mira sus uñas. Es una especie de “atajo” que te dará mucha información sobre su manera de ser. La razón está en un hecho científico bastante curioso: presionar o morder los dedos tiene un efecto relajante en el sistema nervioso. Esto explica por qué, por ejemplo, los niños pequeños los succionan para tranquilizarse y por qué los adultos, se muerden las uñas.

Tener las uñas intactas y bien cuidadas es una señal de estabilidad emocional y buena capacidad para controlar el estrés. Mientras tanto, quienes las tienen mordidas o mal cortadas evocan a una persona desordenada y ansiosa. Más allá de un test psicológico, las uñas son parte de la primera impresión que damos a quien nos mira por primera vez. Es por ello que es sumamente valioso darles un cuidado continuo.

Para eso, no es necesario gastar fortunas ni ir cada quince días a un salón de belleza. Puedes hacerlo por tu cuenta. A continuación te presentamos los pasos necesarios para hacerte un manicure perfecto:

1. — Ten todo a la mano

 

Tus manos estarán ocupadas, no podrás buscar algo que no tengas cerca. Así que es mejor que tengas todo lo que ocuparás cerca. Necesitarás:

 

Cortauñas.

Lima de uñas

Quitaesmalte

Tijera para cutícula

Crema humectante

Aceite de almendras

Agua tibia

Toalla

 

2. — Asegúrate de la limpieza

 

No sólo es importante lavar las manos sino también quitar cualquier residuo de esmalte. Esto asegurará que no se pongan amarillas o luzcan maltratadas. Además, recuerda que es de vital importancia la pulcritud de los instrumentos que uses, esto evitará cualquier infección posible.

3. — Corta y lima

 

Es recomendable que la forma de corte sea oblicuo, no cuadrado. No importa si quieres mantenerlas largas o al margen de los dedos. Este tipo de corte evitará que tus uñas crezcan de manera desproporcionada o hacia los lados. Usa también lima para suavizar los extremos, pero evita limar de más pues podrías debilitar tus uñas.

 

4. — Remoja en agua tibia

 

Sumerge tus dedos por algunos minutos en un recipiente con agua. Evita que esté muy caliente, prefiere el agua tibia. Eso suavizará los tejidos y hará más fácil trabajar con tus uñas.

 

5. — Quita la cutícula

 

Luego de secar tus dedos en una toalla, comienza a cortar la cutícula. Hazlo con cuidado para no lastimarte. Es recomendable usar un removedor y dar pequeños golpecitos hacia abajo para ir sacándola de manera natural. Ten cuidado en cortar de más no es necesario y podrías lastimarte

6. — Humecta

 

Así como cualquier otra parte de tu cuerpo, es necesario que las manos sean humectadas. Una buena idea para ello es usar un poco de crema hidratante que usas de común. Sin embargo, también puedes usar unas gotas de aceite de almendras, lo que suavizará tu piel.

 

7. — Exfolia

 

Puedes hacerlo con azúcar y miel o azúcar y aceite de oliva. Lo único que tienes que hacer es mezclarlo y frotarlo suavemente por tus manos. Posteriormente, enjuagar con agua tibia. Este es un hábito que puedes adquirir al menos dos veces a la semana, con eso es suficiente.

 

8. — Fortifica

Aunque puedes hacerlo de manera casera, la industria cosmética cuenta con una amplia gama de fortificadores que puedes usar fácilmente.

 

9. — Llénalas de color

Probablemente no te guste tener uñas kilométricas ni unas manos escandalosas, sin embargo, un pequeño toque puede cambiarlo todo. En términos de uñas, las variedades que puedes hacer son infinitas, dependerán de tu gusto y tu personalidad.

10.— Refuerza

Dar una capa con esmalte transparente reforzará el esmalte que pusiste anteriormente. Es una buena manera de proteger el manicure que acabas de hacer.

No es necesario que cada que hagas un manicure lo hagas en una estética. Como vimos, es posible lograr un cuidado de uñas perfecto haciéndolo por ti misma. Es importante, sin embargo, que procures hacer esto de manera continua, al menos dos veces al mes, esto garantizará el buen cuidado de tus uñas.

La salud y belleza de las manos radica mayoritariamente en las uñas. Estas son un elemento primordial de nuestro cuerpo que no sólo habla de lo bien o mal que lo cuidamos, sino de la manera como afrontamos la vida y las dificultades en ella. Esto no es sólo respecto a los demás, sino que procurar su buen estado, es una especie de mensaje hacia uno mismo de la voluntad de estar y sentirse bien.

**

Si quieres saber más sobre moda y estilo, descubre cómo depilar tus cejas según tu tipo de rostro y conoce los bolsos ideales para chicas alternativas.


Fuente: Cultura Colectiva