Parecía ser un día normal de septiembre. La gente caminaba atareada como en cualquier otra mañana para llegar a su trabajo. Algunos jóvenes seguramente compartían algunas palabras antes de entrar a clases. Los perros ladraban, los gatos trepaban y corrían de un techo a otro en una ciudad donde los edificios parecen desaparecer en el cielo. De pronto y sin advertencia, cientos de ojos miraron hacia el cielo. Una flecha parecía cruzar el cielo perturbando su calma. Los gritos comenzaron a llegar a la atmósfera cuando se dieron cuenta de que esa figura no iba en picada, se dirigía hacia los dos de los edificios más importantes del país.

El 11 de septiembre, casi tres mil vidas dejaron de existir. Estados Unidos se encontró con un hecho jamás antes visto en su territorio. Tuvieron apenas una prueba pequeña de lo que sucede diariamente en algunas partes del mundo (por causa de ellos en muchos casos). Una de las características que compartimos como seres humanos es una ambición que puede llegar a no tener final. Destruimos todo a nuestro paso con tal de tener lo que queremos.

La única especie que, cuando caza, no se detiene hasta que tenga en sus manos a su presa, es el ser humano. Esa persistencia continúa hasta nuestros días, desencadenando hechos que, quizás a ojos de otras sociedades ajenas a nosotros, parecería absurda. ¿Por qué si todos somos de la misma especie nos empeñamos en deshacernos de nuestros pares para tener un lugar especial en el mundo?

Aquel martes, aunque el caos inundaba las calles, decenas de periodistas arriesgaron su vida para tomar imágenes de los hechos. El fotoperiodismo, siendo una de las profesiones más peligrosas en ciertos contextos, nos ha permitido ver parte de esa destrucción humana. Los dolores de la guerra, la muerte que parece tan lejana pero que bien podría estar en la puerta de nuestra casa, momentos que nos llegan hasta el fondo del alma.

Los fotoperiodistas que nos entregan estas historias no buscan específicamente ser reconocidos por su labor, sino que las historias lleguen a nuestros ojos. El problema es que, en muchos casos, al conscientizarnos sobre este tipo de hechos, cada vez se reduce un poco más nuestra fe en la humanidad. Y nos hace pensar que, de verdad, nuestra especie está destinada a vivir tragedia tras tragedia mientras sigamos destruyéndonos unos a los otros.

guerra en siria

Esta fotografía reciente ha llegado a un estatus icónico debido a la guerra en Siria. Este pequeño llamado Omran Daqneesh, de cinco años de edad, está sentado en una ambulancia después de un bombardeo en la segunda ciudad más importante de Siria, Alepo. Una representación más del horror y dolor que causa la guerra civil en este país de Medio Oriente. En esta versión también podemos ver a su hermana, también herida y aún con restos de escombros en su piel. Sin duda, una de las imágenes más fuertes de los últimos meses.

guerra en siria 1

Darfur, Sudán. En esta zona aún en conflicto por enfrentamientos entre militares y rebeldes, el daño a inocentes sigue siendo cosa de todos los días. Adam Abdel, de siete años, quedó terriblemente quemado cuando una bomba fue lanzada por un avión de gobierno junto a la casa de su familia. Dos semanas después del ataque aún no recibía ayuda para sus quemaduras, pues el gobierno no tiene acceso al territorio controlado por rebeldes.

guerra en siria 2

Después de los ataques de Israel en Gaza en 2014, que dejaron más de 2 mil 100 personas asesinadas, estos dos hermanos de El Agha lloran la muerte de su padre, quien fue asesinado durante estos ataques al sur de Gaza. Amnistía Internacional sugirió que ambos lados de la batalla rompieron leyes internacionales.

guerra en siria 3

También en 2014, durante una protesta que se hizo en nombre de Berkin Elvan, un joven de 15 años que murió a causa de una herida de una lata de gas lacrimógeno después de que se desatara la violencia entre la policía y los protestantes. Esto fue en la Plaza Taksim, en Estambul, Turquía. La joven de la imagen quedó herida durante dicha protesta.

guerra en siria 4

En marzo de 2013, un grupo rebelde asociado a los musulmanes, conocido como Séléka, tomó poder en la República Central Africana. Para ese entonces ya se había desintegrado la organización, pero grupos que se mantuvieron dañaban a los ciudadanos de ese país por ser de religión cristiana. La mujer de la imagen llora por la muerte de su familiar de 20 años, Sept-Abel Sangomalet. El grupo lo asesinó a puñaladas mientras dormía.

guerra en siria 6

Durante uno de los ataques aéreos de Israel en la ciudad de Gaza, en 2012, casi 150 personas murieron, entre ellos 30 niños. Dos de esos pequeños están en esta imagen, son cargados por sus tíos camino a su funeral. El ataque también mató al padre de ambos hermanos, además de herir de gravedad a su madre y otros cuatro familiares.

En la imagen vemos a un instructor en un campo de entrenamiento en Sudáfrica. Llamados los Kommandokorps, organizan campamentos durante las vacaciones para adolescentes blancos. Durante su estadía se les enseña a combatir a enemigos de color. El “Coronel” Franz Jooste no cree en una nación multicultural y cree que existe una guerra civil inminente en toda Sudáfrica. 

guerra en siria 11

En el quinto año de conflicto en Siria, la ciudad de Douma fue punto de fuertes bombardeos. No hay cifras oficiales de cuántas vidas fueron erradicadas ese día, pero se dice que alrededor de mil 740. En la imagen vemos a un hombre que carga a un pequeño niño que murió durante uno de los ataques. Se dice que es el conjunto de combates que más vidas ha cobrado desde el inicio del conflicto en Siria.

guerra en siria 12

No sólo en Medio Oriente llegan imágenes que nos hacen perder la fe. Este joven murió en Medellín, Colombia, asesinado en un enfrentamiento entre cárteles de droga que continúan peleando por el control del intercambio de productos en esas zonas. 

guerra en siria nino

En contraste con la primera imagen de esta lista, este niño es alzado durante una protesta en contra del gobierno del entonces presidente Mubarak, en Cairo. Siendo una protesta pacífica, esta imagen tiene un elemento peculiar. El niño en un traje militar nos puede mostrar los dos lados de la moneda. El niño podría crecer para convertirse en uno de los que deshagan las protestas o puede ser de los que acuda a éstas; de cualquier forma, en un mundo como el actual, no sabemos si ese niño llegará a tener la elección.

Sin duda, muchos de nosotros pensamos que la guerra no tiene sentido, ningún enfrentamiento vale la vida de las personas que mueren durante el fuego cruzado. Miles de personas no merecen morir todos los días por enfrentamientos entre personas que jamás sabrán lo que es perder a un miembro de una familia. Pocas personas controlan lo que sucede en este mundo y esos individuos nos eliminan el espíritu. Como personas sólo podemos desear que todo esto acabe un día y que el sol salga igual para todos. A veces lo que nos queda es ver imágenes que nos devuelvan la fe o que nos hagan revalorizar la vida. Y así, quizás, recordemos que no todo está mal, y que aún vale la pena seguir.

The post 10 imágenes que nos recuerdan que el ser humano está destinado a la tragedia appeared first on Cultura Colectiva.


Fuente: Cultura Colectiva